Uno de los reconocidos servicios de BIWPA son los Team Camps, que nos permiten traer equipos de alrededor del mundo a Barcelona. Uno de los que tuvieron un paso reciente por Barcelona fueron los universitarios de la UC Davis, entrenados por el prestigios coach californiano Daniel Leyson (asistente de la selección de EEUU en los JJOO de 2004 y jugador del CN Atlètic-Barceloneta entre las temporadas 1995 y 1998).

Al cargo del equipo desde mayo de 2013, aprovechamos la oportunidad para charlar con Leyson sobre la NCAA, las diferencias entre el waterpolo USA/España y el éxodo de chicas españolas al college.

The UC Davis coach Daniel Leyson at some point of the interview

Daniel Leyson, el coach de UC Davis, durante un momento de la entrevista

Pero… ¿qué motivos llevan a un equipo universitario de waterpolo a viajar de California a Barcelona? Según nos explica su coach, el objetivo era observar y experimentar un estilo de juego diferente y vivir una experiencia como conjunto para cohesionar a los jugadores.  Unas diferencias que se notan, sobre todo, a nivel estructural, como nos explica el propio Daniel Leyson: “Lo bueno de la NCAA es que a través del deporte puedes entrar en una universidad donde de forma normal no podrías, hay becas para ayudar a pagar los estudios ya que es bastante caro. Nuestra liga sólo dura 3 meses pero es muy intensa y tiene un algo especial, no existe en otro sitio. En Barcelona o mejor dicho en el waterpolo europeo, el reglamento que manda en la NCAA es diferente al reglamento FINA por el cual se rigen todas las ligas europeas y sus competiciones internacionales, este a veces inhibe al jugador. Aquí un jugador joven puede jugar con gente mayor no hay límite de edad como en la liga universitaria, puede ir a la selección… cosas que en EEUU no, y es realmente bueno para el desarrollo del jugador”. De hecho, la propia NCAA prohíbe que los equipos se entrenen en exceso, limitando el desarrollo de los jugadores y haciendo de los Team Camps de BIWPA una forma de acelerar su aprendizaje.

Uno de los motivos de esa poca evolución es que el waterpolo en USA es un deporte pequeño, de escaso seguimiento (un derbi entre UC Davis y UCLA apenas reúne a 500 personas) y sin liga profesional, algo que limita y frena un posible progreso deportivo.

Los capitanes de UC Davis también quisieron transmitir su alegría por la semana con BIWPA. “He aprendido a jugar más con el balón, a tener paciencia una vez recibes el pase de un compañero. Entendimos que una vez recibes la bola la toma de decisión no es siempre tirar, sino observar la posición de tus compañeros y decidir lo mejor para el equipo”, nos explica Sean Grab. Por su parte, Austin Beckwith asegura que ahora tiene en cuenta el hecho de “controlar y proteger más la pelota aunque un defensor que te esté presionando, porque se te puede escapar, mientras te están empujando o cogiendo y no puedes perderla”.

Enamorados de Barcelona, su siguiente objetivo será alzarse con el Campeonato en su conferencia en la próxima temporada que dará su inicio en breve, durante el próximo mes de septiembre.

Freshman Talon Gay tries to shoot among the CN Rubí defense

El atacante de 1r año Talon Gay intenta superar la defensa del CN Rubí

Otro tema a tratar con el coach Daniel Leyson fue el notable éxodo femenino de talentos del waterpolo español a la WNCAA en los últimos años. Nombres como Clara Espar, Roser Tarragó, Paula Chillida, Alba Domínguez o la colaboradora de BIWPA Paula Abellán demuestran este hecho. Según Leyson, hay dos motivos principales que explican este fenómeno: “la liga universitaria femenina es una de las mejores en el mundo, hay grandes equipos. Pero sobre todo, hay mucho dinero. Yo tengo 4 becas para 25 jugadores, el reparto entre todos es escaso. Las chicas tienen 12 becas, con eso puedes fichar a gente extranjera con más facilidad y más calidad”.

En último lugar, pedimos tanto a Daniel Leyson como a su asistente, Kevin Peat, que transmitieran un mensaje para otros equipos de EEUU sobre su experiencia en la semana de training camp con BIWPA:

Daniel Leyson: “No vengáis, no quiero que mejoréis tanto como nosotros… (Risas). No, no, no… Ha sido increíble, estamos muy contentos de cómo ha desarrollado el programa BIWPA, la comunicación, los entrenos, la piscina, la comida, el alojamiento… Todo genial. Aconsejo a todos los equipos que vengan a Barcelona a entrenar, es una experiencia muy buena”.

Kevin Peat: “Me ha gustado mucho esta experiencia, ha sido uno de los mejores momentos de mi vida. He aprendido sobre la cultura, la comida y el estilo del waterpolo que se desarrolla en Barcelona/España. Aquí se juega más fuerte, más físico… Aunque me quedo con la pasión que transmiten los entrenadores”.