pain-waterpolo-olympic games

El waterpolo español vuelve a estar de enhorabuena tras lograr el pase a los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Desde Moscú 1980 que España no falta a esta cita de manera ininterrumpida. Un logro al alcance de pocos países más allá de lugares donde el waterpolo está muy consolidado y tiene un prestigio social importante como es el caso de Hungría o Serbia entre otros.

Si ya las chicas nos dieron una gran alegría ganando a Holanda en su propia casa, los chicos han terminado por rematar la faena. De este modo y por segunda vez en la historia de nuestro deporte, ambas secciones irán a unos Juegos Olímpicos como ya pasó en Londres 2012.

Una doble satisfacción que puede traducirse en el buen momento deportivo que vive nuestro país a pesar de que la crisis económica ha causado muchas dificultades a clubes y federaciones. Como decía Gabi Hernández, el pase logrado en Trieste es una parte importante de todo el waterpolo español.

pain-waterpolo-olympic gamesPero ha sido un camino lleno de dificultades desde que se inició el ciclo olímpico. Hernández asumió el cargo con la intención de renovar la plantilla sin perder la calidad. La no clasificación para el Mundial disputado en Rusia fue un mazazo para todos pero, también sirvió para buscar nuevos horizontes. La World League es un ejemplo de ello, donde la juventud tuvo la oportunidad de foguearse en competiciones internacionales de gran nivel y adaptarse a ritmos forzados a la exigencia de una selección nacional.

Por su parte las chicas de Miki Oca han tenido otro derrotero. Venían de una dinámica ascendente cosechando el Mundial y la plata olímpica en sus primeros juegos. Pero acostumbraron al público a cosechar victorias y cuando aparecieron las primeras derrotas importantes parecía como si despertáramos del sueño.

Las buenas sensaciones han vuelto como pudimos ver en Gouda, donde la selección venció a Holanda ante su gente. A veces nos olvidamos de que el waterpolo femenino español ha vivido en la sombra hasta hace poco y que ahora que nos codeábamos con las grandes ya estaba todo hecho cuando sacar cada partido adelante suele ser muy difícil. Y más aún en las grandes competiciones como nos recordaba Anni Espar a BIWPA. Ahora en Rio, ante sus segundos Juegos Olímpicos, tienen la oportunidad de resarcirse de aquella final de Londres.

Ahora, una vez conseguido el pase, el éxito nos lo han dado los jugadores y técnicos pero es trabajo de todas las personas implicadas en este mundo quienes han aportado su granito de arena. Especialmente en estos tiempos tan difíciles. Este agosto, como cada cuatro años desde 1980, estaremos pegados a la pantalla viendo como nuestras selecciones tratan de escribir su microhistoria en los juegos deportivos por antonomasia.