Al plantearme este escrito iba a hablar del waterpolo como deporte minoritario o del éxito efímero de nuestro deporte en cuanto a repercusión mediática y social. Pero, no me da la gana ser un llorón o quejarme de nuestra salud, porque pienso que este sentimiento de inferioridad respecto de otros deportes o hacia los medios de comunicación y la divulgación que hacen, es un mal endémico que tenemos que dejar atrás. Nuestra punto de partida y más fuerte es que somos diferentes, únicos, y aparte, somos buenos. Sumando los resultados exitosos (de las últimas temporadas sí, pero de las 2 últimas décadas también), el boom del waterpolo femenino, la cantidad de clubs que compiten en categorías inferiores, el desarrollo a mejor de todos éstos, la evolución de las diferentes categorías, el crecimiento de los técnicos.., tenemos que hablar de minoritario ? Noooo ¡! No es nuestro sentimiento y menos en nuestra tierra, Catalunya. Claro que podríamos estar mejor, pero para eso hacemos las cosas, para ir hacia delante, no hacia atrás.

Si echamos una ojeada atrás, encontraremos un año dorado de resultados, femeninos sobretodo: el 27 de abril el CN Sabadell  se proclamaba en Hungría, y después de un ambiente infernal en semifinales, Campeón de Europa por clubes. El 2 de agosto, en las piscinas Bernat Picornell de Barcelona, la selección española femenina quedaba, por primera vez en su historia, campeona del mundo, en medio de una grada enloquecida. El 25 del mismo mes, en Volos, Grecia, las Juniors españolas conseguían la medalla de plata en su Mundial sub20. Y, para acabarlo de redondear, las más pequeñas, las Juveniles, 2 semanas más tarde, el 8 de setiembre, fueron subcampeonas de Europa sub17 en Istanbul, Turquía.

Espectacular, para decirlo corto y conciso, la temporada del waterpolo femenino. Y si tiramos un poco más atrás en el tiempo, veremos que el éxito no es fruto de la nada. Medalla de plata femenina en los JJOO de Londres 2012, campeonas del Mundo Junior ellas en Trieste (Italia), y subcampeones los chicos Junior en Grecia en 2011. En el mismo verano, las juveniles hicieron 3s de Europa en Madrid, y los chicos en Rijeka (Croacia), a parte de la 1ª Copa de Europa del Sabadell femenino. I no tiraré más allá para no calentaros la cabeza.., pero bastantes medallas se habían conseguido y semifinales disputado ya. I sólo hablo de resultados internacionales, porqué a nivel nacional, los éxitos son incontestables para nuestro waterpolo. Y hablo de todo el waterpolo, sin discernir sexo o edad.

Ferran Plana

Mi idea no es compararnos con otros deportes, porqué todo el mundo trabaja al máximo de sus posibilidades en función de los recursos (humanos y materiales) de qué disponga, pero si repasamos el resto de deportes de nuestro país, parece complicado encontrar alguno con el mismo éxito, en diferentes categorías y géneros (sólo quiero citar el básquet, que año tras año revienta todos los medalleros en masculino y femenino en todas las edades. BRAVO por ellos!!).

Estos recuerdos de los últimos tiempos, no hacen nada más que remarcar y plasmar con resultados las muchas y muchas horas de trabajo y volumen de deseo, ilusión y ganas que invierten en nuestro deporte, el waterpolo, tanto los jugadores, como los técnicos, y de otras personajes pluriempleados (para decirlo de alguna manera, ya que hacen absolutamente de todo) que son los encargados de llevar a la práctica los programas de entrenamiento y deportivos de clubes y federaciones.

A nivel español, ha subido el nivel, el número de clubes, así como el desarrollo de waterpolo, pero a nivel catalán (que es del que realmente tengo más conocimiento), el aumento de los últimos años ha sido exponencial, en jugadores, en equipos, en estructura técnica.., en evolución en definitiva.

Un ejemplo que así lo plasma se produjo el pasado domingo 6 de octubre, en el cuál y coincidiendo con la Copa Catalunya de División de Honor, se les hizo un homenaje a las 43  !! (sí sí, habéis leído bién, 43 !!) jugadoras de waterpolo catalanas que fueron medallistas internacionales durante la última temporada, la 2012-13, a parte de los 5 técnicos que formaron parte de los exitosos staffs (de selecciones y club). Todos estos premiados sólo son la punta de lanza de un deporte, en muchos lugares visto como minoritario, pero que nosotros consideramos diferente y único, y que en Catalunya, nuestra tierra, es potentísimo, y goza de una salud buenísima en todas las edades y géneros. Y por lo que sé, y conozco, la “rebelión” de este deporte fuera de nuestro territorio (País Vasco, Navarra, Zaragoza o Sevilla para citar ejemplos claros) también es importante, y bregan día a día para crecer en todos los sentidos y sin pensar si son superiores, inferiores o iguales: ellos trabajan. Y nosotros también.

Ferran Waterpolo

Ferran Plana con la selección española U18

Claro que hay aspectos que no ayudan a nuestro desarrollo y que preferiríamos que fueran de otra manera, pero en vez de rendirnos y enseñar la bandera blanca, las tomamos y les “damos la vuelta”, para seguir adaptándonos y crear nuevas situaciones provechosas. Porque, hoy en día, ¿quién no tiene algún problema relacionado sobretodo con temas económicos ?

Pero, a nivel de clubes se las piensan todas para ir pasando las penurias sin dejar de invertir en lo más importante, el waterpolo en categorías de iniciación y formación. Y por otro lado, desde ámbitos federativos, se va intentando adaptar las necesidades técnicas con las posibilidades reales económicas (competición más ajustada, desplazamientos más cortos, más competición concentrada en fines de semana intensos…). Y siempre con la idea de fondo, de concepto, que somos “profesionales” (esta palabra no va con las horas, jornada o sueldo, y si con la disposición hacia el trabajo que tiene cada uno) del waterpolo, al fin y al cabo un deporte, un derecho y un placer de la sociedad. Vaya, que somos unos privilegiados, que formamos y educamos a través del deporte.

Claro que querríamos salir mucho más en los medios de comunicación.., pero no nos engañemos… Nuestro país no tiene cultura deportiva, tiene cultura futbolera ! Y el resto a remolque, porqué lo que la gente lee, mira, ven.., es futbol.., y un poco de básquet.. de Alonso y Nadal.., y poquita cosa más. Luego, el resto a “competir” para que se nos publique, escriba, grabe y “de bola” en contadas ocasiones. Y si en estas puntuales citas (grandes eventos nacionales, pero sobretodo, internacionales) aparecemos, querrá decir que los estamos haciendo bien ! Muy bien ! Aunque al cabo de un mes la sociedad se olvida, seguiremos trabajando todo el año, para volver a aparecer cuando toque, para volver a reunir la masa social que se engancha con las victorias y la épica de un deporte tan sacrificado. Si durante la temporada “pillamos” algún artículo, algún documento, algún corte en algún programa deportivo o de actualidad.., bienvenido será ! Y, creedme, a menor escala, ya son muchísimos los clubes – federaciones – asociaciones – jugadores – técnicos.., que han entrado en la era del 2.0, o sea: perfiles de twitter i Facebook, blogs, páginas web…, con la cual cosa los que estamos dentro del mundillo del waterpolo tenemos y nos damos toda la información que podamos necesitar. Seguramente si consiguiésemos sacar ésta, a esferas más globales, creceríamos más, pero, poco a poco…

Ya para ir acabando, espero haber conseguido mi objetivo con estas líneas: salir de los estandartes y de los prejuicios que nos ven como un deporte minoritario (decidle reivindicación si queréis). Lo dirán “ellos” (quien sea), pero por supuesto que no lo pensamos desde “dentro”. No pensamos en excusas, y sí en encontrar soluciones. No queremos llorar, sino cambiar y adaptarnos. No conocemos otra vía que el trabajo. Seguramente seguimos los mismos conceptos y filosofía de tantos otros deportes que vulgarmente se los denomina como “menores”, y que tanto se valoran a sí mismos. Este es el único camino: sentirse totalmente pleno y realizado, para, poco a poco, paso a paso, ir consiguiendo la misma visión para los que se lo miran desde “fuera”.