Por Xabi Gómez

¿Cómo fueron tus inicios en el waterpolo André?

Empecé muy joven con esto, en una ciudad muy pequeña de Brasil. Tendría unos 10 años. Recuerdo de los inicios la ilusión. ¡Me enamore por este deporte y su gente! Pronto me di cuenta que me gustaba más estar dirigiendo que en la piscina jugando. Yo creo que porque era malo (risas).

¿Cuáles fueron tus inicios en los banquillos?

Empecé a ser entrenador con 18 años, luego entré en la universidad y unos años más tarde me di cuenta de que el waterpolo en Brasil era muy sencillo, muy pequeño y me decidí ir a Barcelona con la ayuda de muchos amigos que he ido conociendo en este mundo.

andreavallone4

En Barcelona pasaste varios años y en diferentes clubes…

Primero fue Toni Esteller quien me abrió las puertas del CN Barcelona, estuve una temporada. Luego Santi Fernández me echó un cable y me incorporó en su equipo del Barceloneta con tareas de vídeos.  Ahí fui creciendo como entrenador y asumiendo más responsabilidades. Realicé un master de Alto Rendimiento para Deportes Colectivos que hizo Rafa Aguilar y Quim Colet. Tras esto recibí una oferta de Manolo Suárez del CN Sant Andreu para hacer un trabajo maravilloso y ahí logramos ser subcampeonas de España.

Formación, estancia, dietas… Lo tuyo es puro amor por este deporte

¡No sabes lo que he hecho para ser entrenador en Barcelona!. Hice de camarero durante la madrugada cuando trabajaba con Esteller, he sido vendedor de butano (risas)… Por el waterpolo hice todo y no me arrepiento de nada. He sido muy feliz. 

¿Qué papel han jugado en tu vida las redes sociales?

Me han dado la vida. Gracias a eso volví a mi país. Para mi es muy importante tener esa conexión para que los jugadores y todos vean que estamos progresando, que en Brasil se podrá comerciar. Aquí no tenemos ni camiseta, bañadores, porterías. Lo hacemos todo.

Hace algunos años marchaste a Brasil ¿no es así?

Así es. Recibí una oferta muy interesante para volver a mi ciudad Sao Paolo y, aquí estoy trabajando con una estructura de mil niños, diez piscinas y dieciocho entrenadores. Un desafío muy grande.

Infraestructuras, muchos chavales y entrenadores… ¿Cómo ha sido posible en apenas unos años?

Las industrias de Brasil pagan para que los hijos de los trabajadores puedan tener escuelas públicas. Algunas de ellas, tienen instalaciones deportivas y se convierten en club. Un día nuestro presidente, tuvo la idea de hacer waterpolo en el colegio porque su hijo jugaba también. Entonces nos manejamos por todo el estado de Sao Paolo. Nueve ciudades. 

andreavallone3

Y ¿cómo está en general el waterpolo en Brasil?

Aquí no existe una cultura del waterpolo como en Europa. Esto no es Partizan, ni Barcelona. No hay entrenadores. Tenemos que trabajar con los entrenadores también desde la base. Es muy difícil atraer a gente de fuera, para que vea que vea que todavía no hay nada. A pesar de todo en Sao Paolo somos una de las referencias del país y trabajamos estrechamente con la federación para desarrollar el deporte.

Me imagino que Brasil, siendo un gigante tendrá margen de mejora y ganar competitividad…

Podemos mejorar mucho más. Tenemos algunos jugadores que son profesionales e invertimos. Pinheiros también ha atraído a varios profesionales con calidad, Paulistano también con Popovic. Estamos trabajando, pero somos tres o cuatro clubes en Sao Paolo y, luego está Rio Janeiro que son dos más. Pero no hay nada más en todo el país. Somos la punta de lanza. Nuevas ideas, nuevas tácticas, intentando innovar constantemente.

¿Habrá un antes y un después en Brasil tras Rio 2016?

Buena pregunta. La federación está invirtiendo absolutamente todo en las olimpiadas. No escatima en nada. Horas de trabajo, dinero… pero nadie ha pensado en el qué pasará tras Río. Como entrenador me preocupa el después porque es para lo que estamos trabajando. 

andreavallone2

¿Qué opinión te merecen las nacionalizaciones que está llevando a cabo la federación?

La nacionalización la veo bien si el objetivo son medallas. Olimpiadas en casa no se tienen siempre. Nosotros en SESI trabajamos sólo con brasileños. Jugamos contra Botafogo con cuatro extranjeros, Fluminense con dos…  trabajamos la cantera. Estamos intentado asumir una responsabilidad que la federación no ha visto como importante y nosotros si. Formación de entrenadores y crear nuevas estructuras para ser más competitivos. Ahí estamos.

Los entrenadores trabajamos con las personas. En nuestro con los niños. Enseñamos paso a paso lo que es la competición. Obviamente es un trabajo de mucha gente.

Y ¿qué opinas de BIWPA para que los más jóvenes progresen? 

Es importantísimo. Es una oportunidad también para muchos chavales para poder sentirse en ese mundo de la competición.  Se tiene conocer lo que es el waterpolo de verdad. Entrenar por la mañana, entrenar por la tarde. El jugador tiene que sentirse al menos una vez como una estrella, trabajando en el CAR, viviendo con las jugadoras de la selección española. Recibiendo visitas de profesionales. Es muy importante.

Barcelona también juega un papel importante…

Es increíble. Tienes waterpolo los siete días de la semana. Los sábados liga, e incluso los grandes de Europa con la champions. Aquí no tenemos eso. Dos meses del año jugamos partidos de calidad. El resto un mes en China, otro mes entrenando con otro club brasileño… es complicado.