Toni Esteller

El equipo de BIWPA ha tenido la oportunidad de entrevistar a Toni Esteller, un reconocido entrenador de waterpolo dentro del  panorama internacional.

Nacido en Barcelona en el año 1955, Esteller ha sido seleccionador de la absoluta, y su carrera ha ido unida a la trayectoria del club C.N Barcelona, del que forma parte desde hace más de 20 años.

A lo largo de la entrevista comprobaréis que su manera de entender el waterpolo, deja entrever una fuerte personalidad, tanto en el plano deportivo como en el personal.

Sin pelos en la lengua, directo y sincero, Esteller no deja indiferente a nadie. Esperamos que  disfrutéis de la entrevista tanto  como disfrutamos nosotros haciéndola.

¡Hola Toni! Para los que no te conozcan, ¿cómo te definirías deportivamente?

Mi mayor atributo es la capacidad de entender a los jugadores: tanto en los entrenamientos, como en los partidos. Soy capaz de leer lo que hacen, qué piensan y cómo actúan. Soy muy tenaz; o mejor dicho, muy insistente.  En todo.

Fuiste entrenador de tu propio hijo Joel.¿Cómo lo llevaste?

Con él fui especialmente exigente. Como entrenador estás preparado para infinidad de situaciones; pero yo creo que nadie está preparado para entrenar a su propia sangre. Es casi imposible separar la parte humana de la deportiva,  así que imagínate en estas circunstancias. Como entrenador, con mi hijo fui excesivamente duro. Él lo llevó mejor que yo con diferencia, porque ha aguantado lo inaguantable.

Toni Esteller

-¿Y cómo recuerdas tu paso como entrenador de  la selección española de waterpolo?

Tengo distintos recuerdos. Piensa que fui entrenador de la absoluta muy joven, con 32 años. Además cuando entré había un boicot contra mi persona…

¿…?

Del C.N Montjuïc. Durante mi primer año como seleccionador, combinaba esa tarea con ser entrenador del C.N. Catalunya. Desde el C.N,MontjuÏc, uno de mis rivales en la liga en aquel momento, querían demostrar que ser entrenador del C.N. Catalunya y seleccionador al mismo tiempo, podía ser un conflicto de intereses.

¿Existió tal conflicto de intereses?

Seguí criterios estrictamente deportivos. Además, recordemos que yo acepté la propuesta de la federación para entrenar a la absoluta, una vez ya había empezado la liga. Pero en el Montjuïc pensaban que favorecería al Catalunya. Y eso que yo había seleccionado a 8 jugadores de su equipo para entrar en la convocatoria. Pero aún así seguía habiendo mucha presión.

¿Cómo la afrontaste?

Yo creo que todo lo que te pasa, te enseña y te forma como entrenador. No sólo el boicot. A mí también me formaron otras cosas: el tener que realizar la transición del equipo nacional de waterpolo; dimitir por diferencias con la directiva… Todo ese conjunto de sensaciones y experiencias, es lo que genera el aprendizaje de la persona y del entrenador; es un proceso continuo.

¿Y por qué dimitiste como entrenador de la selección española de waterpolo?

Yo entré y me encontré un boicot. Y ya pensé: ‘¿Qué es esto?’. Y, después de realizar la transición del equipo, ciertas diferencias con la directiva, sobre el enfoque de las olimpiadas del año 92, me hicieron decidir. Dimití. Y lo hice, cuando faltaba sólo año y medio para conseguir el sueño de cualquier entrenador de waterpolo: ser seleccionador del 92. 

¿Te arrepientes de no haber estado en los JJOO de Barcelona 92?

Fue durísimo. Mucho. Y reconozco que en un primer momento no quería vivir la olimpiada, prefería irme de vacaciones. Pero mi mujer me animó a afrontar la olimpiada. Y además Santi Carreras de Catalunya Radio, me dio la oportunidad de vivir los JJOO como periodista colaborando en las retransmisiones. Y siempre le estaré agradecido porque fue una experiencia increíble y diferente; gracias a eso acabe disfrutando mucho del movimiento olímpico.

¿Qué opinión te merece la consideración social del waterpolo, en nuestro país, hoy en día?

Hay que ser crítico. En Catalunya presumimos de ser un país muy polideportivo, que fomenta mucho el deporte, que tenemos muchos olímpicos… Cada vez hay más reminiscencias franquistas en la actitud de los políticos con el deporte..En la época de Franco se utilizaba el fútbol y los toros como elemento político.  Actualmente, el tema del futbol tiene una cierta connotación similar, ya que una parte de los políticos se sirven de este deporte para consideraciones políticas propias. Y en un país que se las da de polideportivo, echo en falta un apoyo más sólido, presencial y de discurso, hacia deportes como el waterpolo.

¿A quién te refieres?

A las élites políticas. Se llenan la boca cada cuatro años, o cuando se gana un mundial de hockey; pero más allá de eso, en el día a día ese apoyo no existe. Me gustaría hacerles entender que hay algo más allá del Barça-Madrid en la vida deportiva catalana. Y aunque yo mismo sea culé -muy culé-, considero que a la élite política sólo le preocupa que acudir a un evento deportivo les reporte presencia mediática. Por eso apoyan al FC Barcelona, a sabiendas de que es una entidad que ya está plenamente consolidada a pie de calle. A pesar de que el FCB no requiera ni de lejos el mismo apoyo político que necesitan otros deportes, como el waterpolo.

Toni Esteller

Pero algunos representantes políticos si que vendrían …

Las élites políticas tienen el deporte como una herramienta para las urnas. El discurso de la casta política en relación a los deportes minoritarios son todo palabras, y pocos gestos. Los políticos solo vienen a ver partidos de deportes autóctonos –o considerados como- minoritarios, en contadísimas ocasiones o cuando se acercan las elecciones. Es así de claro.

-¿Y qué sugieres?

A mi me gustaría que el señor Mas venga a ver, por ejemplo, un partido de waterpolo cuando quiera, y cuando nadie se lo espere. Un gesto así ayudaría a entender que hay más deportes que el futbol. Con su presencia daría a entender mucho más que enviando al regidor de deportes de turno, y ayudaría a difundir y engrandecer la cultura y el deporte catalán.

-¿Somos referentes en waterpolo?

En este país tenemos ideas muy válidas para apoyar al waterpolo y en general a todos los deportes minoritarios, pero necesitamos más. En nuestro caso, por ejemplo, el proyecto de BIWPA demuestra que hay ganas y mucho por decir y hacer; así que con un poco más de apoyo institucional y consideración social, con las instalaciones del CAR de Sant Cugat, todos los clubes, la selección y junto con otros muchos agentes, Catalunya puede erigirse a corto plazo como uno de los mayores referente en waterpolo del mundo. 

-¿Qué valoras, como entrenador del proyecto BIWPA?

BIWPA, es una apuesta novedosa para crecer en este deporte. Muchas veces los clubs, por distintos motivos, no pueden absorber individualmente el crecimiento y el desarrollo a la excelencia de cada jugador. Así que los periodos de tecnificación son necesarios y muy útiles. BIWPA es una idea muy buena, novedosa y atractiva, así que deseo que tenga mucho éxito porque facilita la mejora de cualquier jugador nacional o internacional en nuestras tierras. Además este proyecto va mucho más allá del típico concepto de ocio deportivo. Es un proyecto serio sobre la mejora y la excelencia de los jugadores de waterpolo, y su tecnificación.

-Para acabar, contesta en pocas palabras y completa las frases…

Playa o piscina… playa.

Una comida preferida… el arroz a banda.

El waterpolo es… un deporte y una profesión fantástica.

Un amuleto o rito… he tenido algunos, pero el último un muñeco de mi hija, una rana verde. Tenía a mi hijo en el agua y el muñeco en la mano, era gracioso.

Una consigna para ganar… no existe, eso es para los libros, creo en la preparación.

Toni esteller final blog2

-Muchas gracias por atendernos Toni !!

¡Gracias a vosotros y suerte con el proyecto!