All posts tagged entrevista

Gracias a nuestro servicio de Team Training Camp hemos podido tener en las piscinas municipales de Montjuic a dos equipos extranjeros a lo largo de esta semana. Por un lado, el juvenil masculino del Clube Náutico Académico – CNAC (Portugal), y por otro el cadete femenino del Melville (Australia). Ambas plantillas han entrenado a lo largo de toda la presente semana en doble sesión, con la inestimable ayuda de varios equipos catalanes para reforzar los entrenamientos.

Un deporte en desarrollo

Así es como definen Filipe Oliveira (entrenador del Coímbra), y sus jugadores Henrique Silva y Tiago Dinis (Internacional U17) la situación de este deporte en Portugal. “La situación no es buena. No hay demasiada cultura, el país sólo piensa en el fútbol y no ofrece ayudas a otros deportes. Hay poca divulgación y por eso cuesta coger impulso para ponerse al nivel de otros países como por ejemplo España”, asegura Oliveira. Según la opinión de los tres, los jugadores lusos necesitan mejorar su físico y su fuerza, además de aprender una mejor base táctica para llegar a la élite. Sin ir más lejos, un jugador que llegue al nivel de españoles, franceses o italianos se ve como un rara avis.

Si atendemos a los entrenamientos, nos cuenta Tiago Dinis que la principales diferencias son que “en España se entrena con mucha más intensidad, además de emplear más horas de entrenamiento, sobre todo fuera de la piscina. Se centran mucho en desarrollar la parte táctica y la fuerza de los jugadores. Los entrenamientos aquí son más específicos, mientras que en Portugal tocamos las bases del nado y el pase”. Además, a los entrenadores lusos les cuesta más encontrar soluciones a los problemas de sus equipos debido a una falta de formación adecuada en los técnicos.

Henrique Silva cree que el hecho de jugar contra el CN Rubí –uno de los equipos que colaboró con BIWPA– es muy positivo para el CNAC ya que les ayuda a mejorar su competitividad: “En Portugal somos uno de los mejores equipos, pero si jugáramos en la liga de Barcelona disputaríamos las últimas plazas. Los equipos de Barcelona son más físicos, más altos y saben controlar mejor el balón que nosotros”. Algo con lo que su compañero de equipo está de acuerdo, añadiendo que también son “más inteligentes, pueden hacer movimientos automatizados porque entrenan más, son muy organizados y se entienden genial entre ellos. No necesitan ser más rápidos que nosotros porque son más listos”, afirma Dinis.

Finalmente, la valoración del papel de BIWPA en este campus es sumamente positiva por todas las partes. Para el entrenador, Filipe Oliveira, cabe destacar que facilita “ver otra forma de vida, conocer personas de otro nivel y diferente experiencia, para de esta forma intentar ser como los mejores del mundo. Nuestra meta debe ser alcanzar el nivel de España”.

cnac

Mejorar a partir de una misma idea

Bien diferente es el caso del Melville, equipo de una pequeña localidad australiana. Hablamos con tres componentes de su cadete femenino: la entrenadora Chloe Nella y las jugadoras Brooke Pensini y Sarah Leavy. Para la coach el waterpolo en Australia vive un buen momento, practicando un estilo “cada vez más físico, fuerte y rápido. En general entrenamos durante las mismas horas que en Barcelona, aunque en Australia sólo hay una piscina para los equipos masculinos y los femeninos, por lo que es complicado hacerlo tanto como nos gustaría”, confiesa Nella.

Su equipo escogió como parte del programa las video session para los entrenamientos matinales, donde las jugadoras ven mediante cámaras bajo agua sus errores, que más tarde corrigen en piscina con el entrenador de BIWPA Xavi Balaguer. Para Sarah Leavy es una ayuda imprescindible ya que mejoran “diferentes perspectivas, como la colocación y el uso de las piernas”.

En cuanto a los entrenamientos generales, no distan mucho de lo que hacen en Australia, ya que como nos cuenta Brooke Pensini tienen “ejercicios y objetivos similares. En Barcelona sí es cierto que son más duros, hay que actuar y pensar rápido para sacar ventaja de las situaciones”. En parte, gracias a la ayuda de un CN Rubí que ha supuesto un digno apoyo para las cadetes australianas. Las tres componentes de Melville coinciden en apuntar que se trata de un equipo físico y muy competitivo, que además juega muy organizado.

A modo de conclusión, siempre quedan palabras de agradecimiento para la experiencia con BIWPA, que según Chloe Nella “nos ha hecho más rápidas, más fuertes y más físicas. Las chicas han aprendido a agarrar a las rivales, aguantar los defensores y sacar ventaja de ello. Además, en la defensa han aprendido a frenar la conducción de su marca”.

melville

Pregunta obligatoria. ¿Cómo empezaste en este deporte y qué primeros recuerdos tienes en el agua?

No se me daba muy bien nadar, y como era alta, en el club me propusieron que probara el waterpolo… después del primer día de entrenamiento ya tenía decidido que iba a jugar a waterpolo… me lo pasé genial.

Tu carrera en España se desarrolló principalmente en el CE Mediterrani obteniendo el título de Liga en la temporada 2002-2003. ¿Qué recuerdas de aquella etapa?

De esa época en el CE Mediterrani recuerdo estar rodeada de las mejores jugadoras. La mayoría formaban parte de la selección española, así que cada entreno era un lujo por el alto nivel y la disciplina que había. Ahí aprendí a querer el waterpolo en su esencia, no había ningún tipo de ayuda económica, ni a nivel de selecciones ni a nivel de clubs,… así que era dedicarle horas y esfuerzo a disfrutar de ese deporte.

Paralelamente empiezan los primeros éxitos internacionales con la selección junior en Loule y Calgary.

Recuerdo que esos veranos, con la entrenadora Mar Sanromà, trabajamos muy duro, muchas horas de entrenamiento y con mucha disciplina. Sabíamos que éste era el único camino para poder hacer un buen resultado. Incluso era la primera vez que trabajábamos con psicólogo y con biomecánico. Y tanto esfuerzo sirvió de algo, llegaron las primeras medallas en categorías del waterpolo femenino (Bronze en el europeo de Loule y Bronze en el mundial de Calgary).

Fuiste parte del equipo que participó en 2003 en el Mundial de Barcelona y que se considera como las precursoras de la actual generación que ha cosechado tantos éxitos. ¿Cómo se vive un mundial en casa?

Con 20 años y siendo de las más pequeñas del equipo recuerdo que fue brutal, durante todo el campeonato teníamos la piel de gallina. No podía creerme que tanta gente nos animara, nos siguiera y que disfrutara con nuestros partidos. Lo recuerdo como uno de los momentos más importantes de mi carrera.

Gracias a esa generación, se entró en el plan ADO con todo lo que conlleva. Parece que a la gente se le olvida que hubo waterpolo femenino antes de la etapa actual. ¿Qué cambios has percibido desde entonces?

La gente que lleva años en el mundo del waterpolo femenino sabe que si no hubiera sido por esa generación, probablemente el waterpolo femenino tal y como lo vemos ahora no existiría. Había jugadoras que entrenaban cada día después de un día duro de trabajo, que pedían vacaciones para ir stages o torneos, que “hipotecaban” su verano para poder estar a “full” con la selección, y todo esto sin compensación económica… simplemente era de admirar. Gracias a ese equipo y ese primer ADO, algunas jugadoras de la selección pueden estar sin trabajar, o pueden alargar los estudios. Las becas ADO son imprescindibles para que las jugadoras puedan dedicar el tiempo suficiente al waterpolo para conseguir grandes resultados, de otra forma sería casi imposible.

Plata en Málaga 2008

Plata en Málaga 2008

En el año 2004 te marchas a Estados Unidos donde cosechas un anillo de la NCAA en tu primera temporada. ¿Cómo es el waterpolo al otro lado del Atlántico?

Es un waterpolo duro, de muchas horas de entrenamiento y mucha disciplina. Los entrenamientos tenían hora de inicio pero no de finalización, reuniones de horas, tenías que estudiar unos dosieres de los rivales antes de los partidos, etc… Cuando tu objetivo es ganar un NCAA existe mucha presión. Además, en el caso de tener una “full scholarship”, la continuidad depende de tus resultados tanto académicos como deportivos.

El haber estudiado en América ¿te ha ayudado a la hora de reinsertarte en el mundo laboral?

Siempre ayuda tener una carrera en EEUU y tener un alto nivel de inglés. Esto último es fundamental hoy en día en cualquier carrera profesional.

Más tarde vuelves a España donde en la temporada 2009-2010 os volvéis a proclamar campeonas de Liga con el Mediterrani con algunas de las que luego han sido una parte muy importante de la selección nacional actual…

Es la liga que recuerdo con más cariño. Fue un año duro en muchos aspectos, pero supimos sobrellevarlo muy bien: éramos muy disciplinadas (aguantábamos cualquier entrenamiento que nos echaran), jugadoras con talento,… pero fue la actitud en el agua y el buen rollo entre nosotras lo que hizo que ganáramos esa liga y que fuera memorable. Te puedo asegurar que cualquier jugadora de las que formaron parte de ese equipo recuerda esa temporada de forma especial.

Y después decides marchar a la aventura y te vas a la cuna del waterpolo mundial, Hungría. Ahí obtienes dos subcampeonatos de liga. ¿Qué recuerdos tienes de esa experiencia?

Venía de EEUU, donde todo se basaba en la disciplina y el trabajo, así que me chocó ver un waterpolo totalmente diferente… el del talento. Ver niños de 12-15 años con un dominio de balón que jugadores en España solo consiguen en los últimos años de su carrera te deja sin palabras. Y esto debido a que en Hungría empiezan de muy pequeñitos trabajando mucho la técnica individual y el dominio del balón.

Probablemente, lo que me quedo de esos años es haber compartido equipo con algunas de las mejores jugadoras húngaras de la historia.

Sin olvidar la plata que ganasteis con la selección en el Campeonato de Europa de 2008 en Málaga…

Inolvidable… como nos animó la afición en ese campeonato! Esperándonos fuera de la piscina para cantarnos, animaros,… lo disfrutamos muchísimo. Recuerdo el partido de semis que ganamos contra Hungría, fue muy emocionante. Y aunque luego perdimos la final, estábamos eufóricas de conseguir la primera medalla del waterpolo femenino en una gran competición.

¿Cuáles han sido tu mejor y peor recuerdo en este deporte?

No puedo decirme por un solo recuerdo bueno, probablemente podría resumirlos en tres:

  1. Los partidos ganados o perdidos que marcaron un antes y después en mi carrera deportiva y en mi evolución como jugadora.
  2. Los momentos en entrenamientos y en viajes con las compañeras de equipo, que hace que recuerdes todo lo vivido con un cariño especial.
  3. Y todos los momentos y partidos compartidos, tanto en la selección como en el club, con mi hermana (Cristina Pardo). No hubiera vivido todo de la manera en que lo hice si no la hubiera tenido al lado.

El peor recuerdo probablemente sea el día en que decidí dejar de jugar a waterpolo, sigo echándolo de menos. Pero siempre llega ese momento en que uno debe tomar esa decisión y no mirar hacia atrás, porque en realidad, hay muchas cosas maravillosas que nos esperan fuera de la piscina.

¿Qué consejos darías a las más jóvenes dada tu experiencia?

Dos consejos:

Que para conseguir algo (ir a la selección, ganar una liga, o incluso jugar más minutos en club) hay que trabajar mucho… habrán decepciones y fallos, y serán éstos los que nos ayudarán a lograr el objetivo, de otra manera no llegaríamos nunca.

El waterpolo es una parte de la vida que hay que vivir intensamente y aprovecharla, pero no la única. Que nunca dejen de estudiar y de tener otros sueños y objetivos fuera del agua. 

Hablemos un poco de BIWPA. ¿Qué te parece y qué puede ofrecer al waterpolo actual?

BIWPA es un gran proyecto, y creo que la clave está en la diversidad de programas, en poder combinarlos con estudios y en la diversidad cultural. Creo que para jugar a otro nivel es esencial enriquecerse aprendiendo diferentes formas de entender el waterpolo, y este programa puede ofrecer esta experiencia a los jugadores en formación.

 ¿Cómo empezaste en este deporte?

Todo empezó en el colegio, donde aprendí a nadar. Gracias a José Lorenzo que fue el que me metió en el waterpolo, a partir de ahí fui al CE Mediterrani en infantil y desde entonces estoy enganchado a este deporte.

Digamos que es en Mediterrani donde debutas pronto como portero del absoluto pero, es en Sant Andreu donde comienzas a madurar entre los tres palos.

Así es. Estuve tres años en el ‘Medi’ y luego ya pasé al Sant Andreu. Ahí es verdaderamente donde me formo. Ocho temporadas donde aprendí mucho como portero de División de Honor.

En 2008 fichas por el Atlétic Barceloneta como segundo portero de Víctor García.

Llegaba con 27 o 28, Víctor y yo nos llevábamos muy bien pero era una competición pura. Santi Fernández, técnico en aquel entonces, nos decía que quien estuviese mejor jugaría esa semana. Si jugaba uno u otro, no había enfados más allá de lo deportivo.

Un poco como sucedía con la selección con Iñaki Aguilar…

Si al final es una competición sana. Yo creo que es bueno competir cada entrenamiento porque al final eso te hace mejorar.

En 2009 empiezan el rodillo del Barceloneta en las competiciones nacionales. ¿Cuáles son en tu opinión las claves del éxito?

La gente dice que la inversión económica. Obviamente este es un factor importante porque te permite tener buenos jugadores pero además yo creo que también aquí se ha iniciado un modelo de trabajo muy importante y que está dando sus frutos.

danilopezpinedo4

El cenit de tu carrera a nivel de clubes llegó el año pasado con la Final Six…

Es una sensación increíble. Es cierto que teniendo en cuenta el presupuesto de los seis primeros nosotros manejamos unas cantidades inferiores. Ahí se invierte mucho más. El caso del Pro Recco es bastante ejemplar. Este año están barriendo en la liguilla y como sigan así pocos podrán plantarle cara. Pero bueno, volviendo al año pasado creo que fue un éxito impresionante que no lo esperábamos. Teníamos claro, eso si, que queríamos llegar lejos y para eso el club había invertido.

Sin embargo, este año lleváis un par de jornadas con algún que otro bache en Liga…

Si llevamos un mes duro. Las condiciones que tenemos este año son difíciles. Brasileños que tienen que jugar fuera, lesiones… No estamos todos en los entrenamientos. Nos está pasando factura pero yo creo que el equipo llegará a mayo en buenas condiciones porque ya veo que en los entrenamientos estamos volviendo a recuperar buenas sensaciones.

Este verano el nuevo seleccionador Gabi Hernández te dejó fuera de la selección. ¿Cómo valoras la situación pasados unos meses?

Pasan las convocatorias y ves que no estás. Nunca he renunciado ni renunciaré a jugar con la selección. Seguiré trabajando y esperaré la llamada si algún día llega.

¿Cómo ves a la selección actualmente?

Está en pleno cambio. Hay que dar tiempo, porque este año no hay competición y tenemos que darle partidos a los jóvenes porque la mayoría no esta jugando Copa de Europa. No tienen competiciones internacionales y al final sólo están jugando la Liga. Es un salto demasiado grande.

¿Y a Lorrio y Tebar?

Son dos porteros jóvenes que están preparados para jugar pero creo que evidentemente les faltan partidos internacionales como al igual que pasa con los jugadores. En este deporte no hay milagros.

danilopezpinedo3

Hablemos de futuro. Háblame de Miki Linares.

Es un porterazo Miki. Le queda trabajar mucho pero yo le veo condiciones para ser uno de los mejores porteros de España y por que no, a nivel internacional. Vamos a ver cómo se desarrolla pero por ahora tiene buena pinta.

Preparando la entrevista, llegué a la conclusión de que a Dani Pinedo le ha llegado tarde el éxito en comparación a otros porteros que ya desde jóvenes se auparon hasta lo más grande.

Si estoy de acuerdo. Es cierto que la carrera del portero es más larga que la de los jugadores y cuando éstos últimos tienen 15 años deportivamente hablando, los porteros podemos tener 20 más o menos.. La carrera del portero es difícil.

¿Crees que aquí se trabaja bien con los porteros?

En España no se trabaja bien esta posición y quizás esto es lo que hace que un portero serbio a los 20 años sea bueno y a uno español todavía le quede mucho. Nosotros trabajamos a base de errores. Así de simple. A partir de los 26 años es cuando en España un portero se va consagrando.

¿Qué hará Dani Pinedo cuando cuelgue el bañador?

Ya veremos, me veo bien (risas). Tengo 34 años y todavía me quedan tres o cuatro temporadas si el cuerpo aguanta. También es cuestión de contratos etc. Pero en principio quiero seguir hasta que pueda físicamente. De todos modos, seguiré vinculado a este deporte y me gustaría enseñar a los jóvenes y ponérselo más fácil de lo que hemos tenido nosotros.

¿Waterpolo en verano?

Sin duda. Creo que excepto los jugadores internacionales, el resto pasa demasiado tiempo parado en estas fechas. En el resto de Europa ya existen este tipo de ligas. Puede ser Beach Polo o como en invierno entre clubes. Montenegro, Croacia… El waterpolo es un deporte de verano y es una manera de que la gente que no va a la selección, tenga ritmo.

danilopezpinedo1

¿Qué te parece BIWPA?

Muy interesante. Como te he dicho antes a nivel público andamos un poco estancados y este tipo de iniciativas son muy buenas para salir adelante. Me hace pensar que el waterpolo está vivo.

¿Qué aptitudes tiene que tener el portero?

Es una combinación de muchas cosas. Carácter, físico, cabeza, liderazgo… Creo que es una posición solitaria pero que reúne muchas cosas de este deporte.

Semana Santa Campus BIWPA de Dani Pinedo ¿tienes ganas?

Muchas. Será el primer campus en la historia específico para porteros. En los clubes hay condiciones más difíciles porque solo hay un entrenador y nosotros, los porteros, estamos acostumbrados a ir a nuestra bola y a hacer nuestros entrenamientos. Así que animo a todos los porteros a venir porque tendrán atención al 100%.

Por Xabi Gómez

La mayoría te conoce por aquellos éxitos que dio el waterpolo español en la década de los noventa pero también tienes un bagaje muy importante como jugador de waterpolo. 

Soy un afortunado. A los 15 años fui olímpico en México 1968 y y eso te marca. Más tarde también acudí a los juegos de Múnich 1972 y fui Campeón de Europa en 1981 con el CN Barcelona, el club de mi vida, en aquella final contra el Spandau alemán en la que Manel Estiarte era una pieza clave a pesar de su juventud. He sido Campeón de España, numerosas veces seleccionado como jugador internacional, participé en 4 Campeonatos del Mundo… Pero evidentemente la gente se acuerda más de mi etapa como entrenador.

Por aquel entonces el waterpolo español sería de otra galaxia, mucho menos profesionalizado…

Estábamos en paños menores. Es a partir de Moscú 1980 cuando ahí empieza a despuntar España, quedando entre los 6 primeros. Es una etapa que casi tengo que recordar en blanco y negro (risas). Recuerdo que cuando volví al CN Barcelona en 1979, teníamos un equipo mucho más trabajado con Estiarte y la incorporación de Salvador Franch en la portería. Ibamos con la cabeza alta por Europa hasta que en aquella final pudimos romper el mito y nos coronamos Campeones en la piscina de Sant Jordi.

¿Cómo fue esa transición de jugador a entrenador? 

Sucedió cuando estuve en el CN Helios de 1975 a 1979. Actuaba como jugador y entrenador a la vez. Algo muy difícil de hacer y me juré que no lo volvería a hacer. Hasta tal punto que en 1983 el CN Terrasa quiso ficharme con el mismo rol y con la experiencia previa de Zaragoza tuve que negarme. Tenía claro que sólo sería entrenador, así que Terrasa aceptó mis condiciones y ahí empecé mi carrera como entrenador.

joanjane2

En la última década el waterpolo ha cambiado mucho mirando hacía atrás. ¿Cuáles han sido en tu opinión los factores que más han incidido en este cambio?

Sin duda los términos ofensivos del juego. Creo que lo que quieren las federaciones es potenciar este aspecto. El hecho de que los entrenadores tratemos de sacar de sus casillas a los jugadores más ofensivos en un claro ejemplo de ello. Otro aspecto creo que ha sido la preparación física. Pienso en la preparación de un jugador de waterpolo, horas de seco y luego agua, vídeos, charlas… un jugador de élite le dedica 6 horas al día al entrenamiento. Hemos avanzado mucho. Cuando yo entrenaba recuerdo que entrenábamos tres días a la semana, 1.500 metros y luego pasamos al balón enseguida porque si no nos aburríamos. Se ha profesionalizado mucho el juego.

De todos modos, somos prácticamente el único deporte que cada cierto tiempo cambiamos de reglas…

Totalmente. En Sydney 2000 hablé con varios profesionales de otros deportes como hockey o Balonmano y me decían que los de waterpolo éramos unos mataos porque en siete días jugábamos toda la competición. Creo que soy el precursor, y de ésto estoy orgulloso, de haber conseguido de hacer ver a los Cardenales -así los llamo de modo cariñoso-, de la Internacional que no era factible tantos partidos en un tiempo tan corto. En el 2003 ya hicimos en el Mundial de Barcelona que un día se jugara un partido y el otro se descansara. Pero volviendo al tema del cambio de reglas yo no estoy de acuerdo que cada poco se cambien. En fútbol no ha habido grandes cambios desde sus inicios y, nosotros, tenemos personas que cada poco cambian reglas. Esto crea confusión.

En 1994 pasas a ser seleccionador nacional. ¿Por qué confiaron en ti?

Mi primera experiencia como seleccionador nacional fue en 1994 y recuerdo que el presidente de la RFEN en aquel entonces Rafael Blanco me dijo tras firmar por un año que esto era como un melón, si salía maduro seguiría pero si salía verde a la calle. Alguna vez le he bromeado con que el melón no salió tan malo. Aquel año el equipo estaba un poco enlatado por la etapa previa de Dragan y fuimos a Roma y obtuvimos la plata. A partir de aquel año enlazamos todo. Me gané su respeto y pudimos hacer un buen equipo.

Tu nombre está inevitablemente ligado a aquella generación que lo ganó prácticamente todo. ¿Qué factores se dieron para aquellos triunfos?

En esto siempre he sido sincero. Tuvimos una generación única. Tardaremos en volver a ver una selección de este talante. Estuvimos cerca en Roma 2009 con la plata obtenida pero es muy difícil. Tener al mejor portero del mundo y al mejor jugador de la historia es algo prácticamente irrepetible y más con las normas actuales. Había un siete titular impresionante, unos talentos increíbles.

¿Qué papel juega el entrenador con esas estrellas?

Estoy orgulloso de haber aportado lógica y sentido común. Es decir, el entrenador del FC Barcelona no enseña a jugar a Messi. Soy más de Ancelotti que de Mou, sabiendo gestionar un vestuario y no haciendo ver que has inventado la sopa. Es mi teoría. Los jugadores que yo me encontré tenían una buena dinámica de trabajo adquirida en la etapa de Matutinovic. Yo seguí trabajando pero respetando a las personas. Parecíamos un poco Comisiones Obreras, pactando todo. Con aquel equipo había que negociar, eran duras las negociaciones, creedme (risas).

En 2004 terminas tu etapa como seleccionador y me llamó la atención unas declaraciones que hiciste para EFE en la que mencionabas que nadie apostó por ti tras esto y tuviste que emigrar.

Eso es verdad. Tengo millones de defectos pero siempre he sido sincero y honrado y creo que si en España los envidiosos volaran nunca veríamos el sol. Me he quedado siempre un poco desagraviado con algunas personas del waterpolo español. En los diez años que estuve de entrenador, siempre quise hacer partícipe a los demás clubes de los éxitos obtenidos. Porque creía que era una cosa de todos. Lo intenté, quizás de manera demasiado altruista. Ahora ya no tanto pero en su momento si querías algo, tenías que ser un poco pelota y hacer reverencias a los presidentes de clubes o federaciones. Hay que morir con dignidad. Nadie me llamó al teléfono tras mi salida de los banquillos españoles, excepto Valencia.

Háblame un poco de tu etapa en Valencia…

Llegué ahí gracias a la labor de Quim Colet y Chava Gómez. Fueron dos años magníficos. Teníamos un presupuesto muy modesto pero hicimos las cosas muy bien. El primer año fue genial y el segundo se acabo el presupuesto por los recortes establecidos. Aún así es una etapa de la que estoy muy orgulloso.

joanjane3

En 2007 recibes una oferta de China, el Gran Dragón Rojo…

Recibí una llamada y en 24 horas lo decidí. Fue muy duro para mi esta etapa especialmente al principio. El primer mes recuerdo que tuve la maleta abierta varias veces por si acaso. Otra cultura, otro idioma, diferentes costumbres… muy duro. Cada viernes examen de los entrenadores y directivos chinos preguntando cada una de mis decisiones. A partir de una salida en Australia, pude tener más autonomía. De todos modos, las jugadoras saben sacrificarse de una manera excepcional. 24 horas del día los siete días de la semana.

¿Cuándo se produjo el final del idilio entre Joan Jané y China?

En la Copa del Mundo de Nueva Zelanda de 2010 hacemos bronce, jugando muy bien. En 2011 en Shanghai hacemos plata y la secuencia en teoría, era el oro en Londres pero, perdimos contra Australia en penaltis en 1/4 de final y ésto les costó digerir. Se rompió la magia en ese momento. Los profesionales tenemos que comprender que estas cosas pasan.

Ahora estas en Colombia, de Director Técnico de Antioquía…

Así es. Está yendo bien. Este año hemos ganado las cuatro categorías y parece que la dinámica es positiva. En Colombia los chicos tienen cierta infraestructura pero la sección femenina es una asignatura pendiente. La selección por su parte está en pleno cambio con Vladimir López a la cabeza. En Antioquía es mi segundo a bordo pero en la selección nacional es quien lleva las riendas. Digo en pleno cambio porque al principio de mi llegada les comenté que dependíamos en exceso de jugadores de 35 años y, dimos la oportunidad a jóvenes. Este año hemos metimos tres chavales de 19, uno de 17, uno de 20 y otro de 21.

En los Centroamericanos de Veracruz, Colombia parecía que podría haber dado más…

Hemos ido a Veracruz con un equipo casi junior porque expliqué que hay que apostar por los jóvenes como se hace en España. El portero por ejemplo tiene 17 años, casi dos metros y es un auténtico enfermo del waterpolo. En los partidos complicados acabamos jugando con este chaval a pesar de su juventud porque el titular Elkin Buitrago no acabó de jugar como yo esperaba, soy muy exigente. En este deporte la táctica la marcas dependiendo del portero.

¿Cómo está el waterpolo en América Latina?

Lo poco que he podido ver hay tres selecciones que están muy por encima del resto y pueden competir en cualquier torneo internacional con la cabeza alta que son Estados Unidos, Canadá y Brasil. El cuarto sería Argentina pero con la nacionalización de Echenique pierden mucho. El resto hace lo que puede porque no hay la cultura. El próximo año hay Panamericanos, veremos lo que pasa.

Hablemos del waterpolo en España. ¿Cómo lo ves desde la lejanía actualmente?

Seré sincero porque considero que un deporte que me lo ha dado todo así lo merece. En todos los deportes es lo mismo, se tiene que dar una generación para ver resultados. Yo creo que la selección española es buena pero comparado con otras generaciones no ha sido lo suficientemente extraordinaria. Vas a la guerra deportiva contra unas selecciones muy buenas. No han tenido la fortuna de encontrar a Pau Gasol o Manel Estiarte. Esto es lo que ha pasado en el masculino. Esta es mi percepción pero se están haciendo las cosas bastante bien. Es cierto que quedarse fuera del Mundial ha sido una decepción pero en el Europeo de Budapest se perdió contra los anfitriones de Hungría. Algo que no le puede extrañar a nadie. Eso es lo que hay que analizar.

¿Nos clasificaremos para Rio 2016?

Será difícil porque ha coincidido unas olimpiadas en un continente fuera de Europa y si Brasil por ser organizador ya está clasificado y los Estados Unidos ganan el Panamericano, ya son dos países más que dejan a Europa con menos plazas. Pero esto es la alta competición.

Después de presentarte BIWPA ¿qué opinas? 

A mi me fascina. Ojalá tengáis toda la suerte del mundo y que enganche a la gente para traer equipos a Barcelona. Os tengo admiración para un proyecto que es duro pero en esta vida nada es fácil. Vuestra incitativa es de poner los pelos de punta, que sean los ‘locos bajitos’ los que tengan éxito.

Por Xabi Gómez.

Llevas muchos años ligado al waterpolo, especialmente en navarra donde has sido uno de los históricos. Jugador del Larraina y posteriormente del Navarra en División de Honor. ¿Qué recuerdos te traen esa etapa? 

No creo que haya sido uno de los históricos, sí creo que fui un jugador de Club. El club y una generación de jugadores marcó una etapa y un rumbo a seguir que luego tuvo mucho recorrido con Club Waterpolo Navarra. Los mejores recuerdos se remontan a aquellos años como jugador en Larraina que sin duda es mucho más entretenido que ser entrenador. Es entonces cuando estableces lazos de amistad con otros compañeros de equipo.

Más tarde decidiste dar por terminada tu carrera como jugador y empezaste otra como entrenador. Tu primera parada fue con las chicas de UPNA donde cosechaste buenos resultados…

Anteriormente ya había compaginado durante varios años mi labor de jugador con la de entrenador en categorías inferiores del C.D. Larraina. La temporada 2010/11 logramos el ascenso a División de Honor Femenino tras una magnífica temporada. No obstante la mayor satisfacción viene en las temporadas 2012/13 y 2013/14 donde tras un duro trabajo de equipo que superó lo meramente deportivo y logramos establecer de nuevo una estructura sólida en el C.D. Larraina. Esperemos que esto tenga continuidad en el tiempo y no se vuelva a caer en errores pasados.

chicoscamp

Hace un año, te lanzaste a la aventura y cruzaste el charco a Perú. ¿Cómo surgió esta posibilidad?

Lo cierto es que anteriormente surgió la posibilidad de entrenar en un país vecino a Perú. A última hora no pudo ser. Eso me animó a probar suerte fuera y vivir una experiencia diferente profesional y personal. El Club Deportivo Campo de Marte tenía necesidad de contratar técnicos y comenzamos los contactos. Tanto ellos como la Federación de Perú de Natación posibilitaron mi llegada.

¿Cuál ha sido el antes y el después del Campo de Marte tras la estancia de Iñaki Zabalza en lima? ¿Ha crecido el número de practicantes?

A mi llegada me vi desbordado por el alto número de deportistas. Entrenaban juntos en un mismo horario y procuramos establecer diferentes grupos en función de la categoría o nivel. Además logramos consolidar un equipo femenino que hasta entonces no existía. El trabajo tuvo su recompensa incluso en el crecimiento del número de waterpolistas, principalmente en otras ciudades como Arequipa y Trujillo donde antes apenas había waterpolo. 

Mencionaba André Avallone, técnico del SESI de Sao Paolo que la Federación brasileña está apostando todo el capital humano y monetario disponible con el objetivo de Rio 2016. ¿Cómo afecta esto a las otras repúblicas latinoamericanas? ¿se está notando un aumento de la apuesta deportiva por parte de las instituciones públicas?

Si es cierto que algo ha cambiado y se mueve en torno al waterpolo latinoamericano, al menos eso viví en Perú y otros países limítrofes como Chile y Bolivia. En Perú hay recursos y buenas instalaciones deportivas pero hay que dirigirlos a las Escuelas Infantiles de Waterpolo, hacen falta más niños y niñas. Mientras no se haga eso nada cambiará y una vez se haga serà un proceso de varios años para recoger frutos.

zabalza2

Creo además que nada más aterrizar de Lima te has ido a Barcelona a colaborar en el campus de navidad de BIWPA… ¿Qué te ha parecido la experiencia?

Ha sido una gran experiencia. No sólo he tenido la oportunidad de trabajar con un bonito grupo de chicos sino que me ha permitido trabajar en las instalaciones del CAR. Nunca había visto algo así, todo un lujo para cualquier deportista.

Cuéntanos un poco más sobre esta semana en Barcelona. 

Dos grandes profesionales como Xavi Balaguer y Yuri Colet terminaban de completar el cuerpo técnico. Hemos trabajado a doble sesión tanto en gimnasio como en piscina. A eso añadimos vídeos, diversas charlas técnicas, partidos contra otros clubes y presencia en vivo del Barceloneta-Sabadell de División de Honor. El grupo estaba compuesto por chicos de diversos lugares: catalanes, canarios, murcianos, portugueses, norteamericanos etc. Todos ellos encajaron a la perfección desde el primer día y el trabajo con ellos fue sencillo.

¿Cuáles son tus planes ahora que ya en principio vuelves a Pamplona? 

En principio y creo que en final. Primero debo asentarme pues llevo casi un año fuera de casa. Me gustaría seguir vinculado al waterpolo así que cualquiera que necesite de mi colaboración la tendrá.

ferbezares

Tras estos días en el CAR, no sólo la experiencia de Iñaki ha sido positiva, sino que los participantes también han disfrutado mucho del Water Polo Clinic. Os dejamos con algunas opiniones:

«Este Clinic, personalmente me ha aportado en muchísimos aspectos además del waterpolo. He generado buenas amistades y esas amistades me han ayudado a aprender un poco más de este mundillo del Waterpolo. Me ha encantado, ¡nos vemos en Semana Santa!» Fernando, Canarias.

«El Water Polo Clinic me ha parecido una experiencia única ya no solo por poder entrenar en uno de los mejores centros de alto rendimiento, sino por los grandes entrenadores que hemos tenido día a día y los compañeros que han convivido conmigo durante estos días. He podido comprobar que en tan sólo 10 días puedes aprender muchísimas cosas y por esto le doy las gracias a BIWPA». Fran, Murcia.

«Esta semana en el Clinic de BIWPA en el CAR ha sido una experiencia muy buena y provechosa para mí. He aprendido mucho y ha crecido tanto mi experiencia como mi conocimiento del waterpolo. ¡Aconsejo a todos los aficionados de este deporte la experiencia! El CAR ofrece todas las mejores condiciones para el deporte de alto rendimiento a nivel mundial, y no solo mejoras la técnica y aprendes, sino que te sientes como en casa! Padres y madres apostad por BIWPA y el futuro de vuestros hijos, ¡no os arrepentiréis!» Filipe, Portugal.

ENTREVISTA POR YASMINA ARMESTO

Apasionado, entregado y sincero; pero duro, imprevisible y transgresor. Así es Mariano García Barguilla. Entrenó a grandes como Miki Oca, Toto o Estiarte, entre muchos otros. Fue a los juegos de Olimpiadas de Seul 1988 como preparador físico de la Selección Española, y diseñó el equipo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, junto con Toni Esteller. Y aunque los métodos de entrenamiento de Mariano García eran un tanto controvertidos, o poco comprensibles, sirvieron para reformular la manera de entender el waterpolo en España y lo hicieron más competitivo.

Este madrileño se ha entregado al waterpolo durante medio siglo, en múltiples facetas y equipos. Ahora que está ‘casi jubilado’, ha decido fundar un club de waterpolo y está muy presente en Internet, dónde comparte sus conocimientos técnicos a través su blog  y su propio canal en Youtube. En la siguiente entrevista repasamos sus más de 4 décadas como profesional del waterpolo español.

¿Cuándo conoce Mariano García el mundo del waterpolo?
En los años 60 y tantos. Vivía en las casas del Parque Móvil (PMM), había piscina y un club que jugaba, por aquel entonces, a waterpolo en Liga Nacional. Allí empecé a tomar nota.

Después fuiste uno de los ideólogos de la ’escuela de Madrid’. ¿Cómo era aquél grupo de jóvenes?
Un grupo elegido por mí, y señalado y criticado por el resto de los clubes.En ese lugar se entrenaba a un nivel, en el que yo entendía que se debía entrenar, para ser un especialista. No había colores sino ganas de superación y de mejora.

¿Qué diferencia había entre el waterpolo de Madrid y el de Cataluña en aquel entonces?
Un huevo y una gallina. No había hambre de ganar y el mentar a un equipo catalán ya hacía temblar las piernas. Los jugadores eran parecidos, pero la actitud y el nivel de entrenamiento no eran los idóneos.

Diseñaste con Esteller la selección que fue a los juegos del 92. EL equipo se formó con jugadores de la escuela madrileña y de la catalana. ¿Fue difícil sintonizar a ambas partes?
Eran dos grupos parecidos al Ying y al Yang. Creo que esa es la razón de que saliese lo que salió. No podían ser más opuestos ni más complementarios.

garcía -esteller (2)

Has sido uno de los técnicos más duros de la historia del waterpolo español. Tus entrenamientos incluían ‘cortar troncos’, o el ‘rugbypolo’. ¿Por qué tanta dureza?

Yo pienso que se trataba de hacer lo que se tenía que hacer y transmitir lo que necesitaba un jugador de esta disciplina. Nadar únicamente servía para cruzar el Canal de la Mancha. Las sesiones no diría que fuesen duras, ni mucho menos. Eran entretenidas y motivantes. Nadie se lesionó en nuestras prácticas y estábamos todos muy ilusionados.

Tus entrenamientos ayudaron a obtener un juego más agresivo. Pero también desencadenó varias tanganas en partidos importantes. ¿Cómo recuerdas esos ‘encontronazos’?
Esa tanganas quizás no me tocaron de cerca. No obstante, sí te aseguro que los jugadores aprendieron a no tener miedo a nadie y creer en su autoestima. Y lo demostraban.

En ese equipo tenías a grandes talentos que se han convertido en históricos del waterpolo español. Miki Oca, Toto, Estiarte, Rollán… Háblanos de tu relación con ellos.
Eran “mis niños” y los trataba en un ambiente de cariño y respeto… quizás diferente al de un entrenador estándar. Habían crecido conmigo en Madrid y con el resto los meses de larga preparación se generaba una ligazón muy entrañable. Con Estiarte siempre me ha unido una buena relación aunque no era de “mis niños”. Ya era un autónomo por aquella etapa.

Toto cuenta que se mudó a tu casa, para poder entrenar más horas, y llegar a ser el mejor jugador del campeonato. ¿Eras como una especie de padrino del waterpolo?
Me ilusionaba poder formar un prototipo con sus cualidades y demostrarme -y a él- que se podían conseguir grandes cosas con el trabajo. Tal vez resultara demasiado absorbente con él, pero a mí me apasionaba y él tenía mucho interés.

PRE SEUL ESTRASBURGO (2)

Tus jugadores fueron los mejores dentro del agua, pero también eran jóvenes y atrevidos; vivían intensamente todo lo que hacían, y no se perdían una fiesta. Con lo duro que eras, ¿qué les decías tú?
Sus fiestas se empezaron a hacer notorias en su periplo catalán y yo no tenía fuerza, ni cercanía para poder controlarles. Por otro lado, ya tenían su edad y se les presuponía madurez para poder poner en práctica una vida coherente e independiente.

Está claro que les has enseñado mucho. ¿Qué has aprendido tú de ellos?
A disfrutar del trabajo con seres extraordinarios. Daban todo lo que un entrenador puede soñar y disfrutar, naturalmente poniéndote a prueba con su grado de atrevimiento y desenvoltura.

En verano del 2013 te embarcas en una nueva aventura. Fundas un club, del que eres presidente, el CDE Villalba WP. ¿Cuándo o por qué decides dar ese paso?
He vivido en Villalba desde niño y me parecía una aberración no poder intentar hacer algo en un pueblo tan lejano y errático para el waterpolo. Digamos que es un reto para mi segunda juventud.

IMG-20130829-WA0000 (2)

Has sido entrenador, preparador físico, presidente. ¿En qué papel te sientes más cómodo dentro de la estructura de un club o selección?
En aquel que se puede ejecutar todo lo que anhelas y sueñas. Es una utopía desde luego. Pero he conseguido hacer mucho de ello en todas mis facetas.

Siempre has estado muy ligado a la formación de los waterpolistas. ¿Por qué recomendarías, a los más jóvenes, acudir a campus de tecnificación como los que ofrecemos en BIWPA?
Por ser un lugar limpio de prejuicios, con amplias miras y con un concepto claro en todos sus objetivos tanto de formación deportiva como académico y conductual (suena muy pedante, pero así lo creo).

 Tú también tienes tu propio canal en Youtube, dedicado a la tecnificación del waterpolo. ¿Cómo se te ocurrió?
Es una manera muy intensa y abierta de poder publicar todas mis experiencias y objetivos. Te amplio que tengo un Blog www.waterpolodementa.blogspot.com y allí pongo y expongo todo lo que se me ocurre. Anteriormente tenía una web, pero inesperadamente desapareció en el vacío del éter. Desconozco cuál fue la causa.

Te has ’jubilado’ recientemente. ¿Se puede uno ‘desenganchar’ del waterpolo cuando ha ocupado toda tu vida?
Ni me he desenganchado, ni lo haré nunca. Forma parte de mi vida como la piel o el corazón.

Si quieres añadir algo más, ¡adelante!
Gran éxito y todo tipo de buenas vibraciones para un invento tan excelente como es BIWPA. Os envidio por haber creado algo tan brillante.

Hace algunos días os dejábamos la entrevista con el MVP de la Champions League Albert Español, Hoy  os traemos la de Dani López-Pinedo y Marc Minguell, también  jugadores del C.N. Atlètic-Barceloneta  (C.N.A.B) , y de la Selección Española de waterpolo.

Quedamos con ellos en el CAR, dónde preparan el inminente campeonato Europeo. Nos han hecho un hueco en su apretada agenda y después de charlar con ellos, nos han firmado una pelota Turbo que sortearemos entre los participantes de nuestros Water Polo Summer Camps 2014.

Si queréis conseguirla y aún no os habéis apuntado, daros prisa porque sólo queda poco más de una semana para que empiecen. ¡Os esperamos en Barcelona!

matrc i dani

Entrevista a Marc Minguell y Dani López-Pinedo POR YASMINA ARMESTO

¿Cómo entráis en contacto con el mundo del waterpolo?

D: Marc y yo íbamos al mismo colegio de pequeños, en el barrio de Sants, que tenía piscina. En ese colegio había una familia que era una enamorada del waterpolo. José Lorenzo, el padre, propuso hacer un grupo de waterpolo, como actividad extraescolar. Poco después, hicieron una captación para el Club Esportiu Mediterrani. Allí empezó todo y, desde entonces, no hemos parado.

 ¿Cuándo dais el salto al waterpolo profesional?

M: Sobre todo cuando juegas con el primer equipo, o cuando estás cerca de jugar con los absolutos, te das cuenta de que esto va en serio.

D: Empezamos como una diversión.  Nos lo pasábamos bien, hacíamos amigos y eso nos motivaba. Esa sensación es la que hace que te enganches al waterpolo.Y si además te dan alas para progresar, lo ves muy claro.

Y con el primer equipo del C.N.A.B. conquistáis la  LEN Champions League. ¿Con qué momento os quedáis?

M: Yo me quedaría con el triunfo contra el Brescia, en los cuartos de final. Trabajamos muchos meses para preparar ese partido y  soñábamos con poder ganarles. Y cuando eso pasó empezamos a creer que podíamos conseguir la Champions.

D: Para mí el momento más emotivo fue cuando ganamos la final, después de salir de la piscina. Nos fuimos a cambiar de ropa y salimos para encontrarnos con las familias y amigos. Ellos saben perfectamente cuánto has entrenado y sufrido para ganar el campeonato. Recuerdo que me abracé a mi pareja, y no pude evitar llorar. Fue muy emotivo.

M: Ellos han estado allí en cada partido, cuando ganábamos y cuando perdíamos.  Pero también recuerdo el momento de la entrega de premios. Estábamos solos. Todos juntos y en una esquina de la piscina, esperando a la entrega de la copa.  Fue ahí cuando realmente me di cuenta de lo que habíamos logrado.

Ahora que la temporada ha acabado, llegan los Europeos con la Selección. ¿qué sensaciones tenéis?

M: Son dos equipos distintos, con jugadores distintos y ambientes distintos. El club es exigente, pero es muy familiar. Es parte de ti. Después de tantos años es como estar en tu casa. Llevamos muchos años en el Barceloneta y los éxitos parecen que sean más tuyos. No obstante, ir a la Selección es como recibir un premio por los éxitos conseguidos con tu club. Son cosas distintas.

D: Podría decirse que el club es el trabajo diario. Y la selección es eso mismo, pero concentrado en dos meses. Es más explosivo. En la Selección, todos somos profesionales y queremos dar el 100%. Nos han escogido porque somos los mejores para representar el waterpolo español y hay que dar la talla.

 Y los JJOO de Río de Janerio están a la vuelta de la esquina..

M: Primero están los Europeos, pero evidentemente no descuidamos otros retos como las Olimpiadas.

D: No queremos precipitarnos. Queremos trabajar por objetivos y no confiarnos. Hay mucho nivel y hay que prepararse muy bien.

Pasáis casi todo el tiempo juntos. También con Albert Español Una relación casi casi de 24 horas…

D: Marc y yo dormimos en la misma habitación, tanto en el club como en la Selección. ¡ Lo veo más a él que a mi pareja casi! Y con Albert también  nos llevamos muy bien. Y aunque hay ratos para todo, nos apreciamos mucho.

M: Piensa que son muchas horas juntos, muchos meses, e incluso años. Somos como una segunda familia. Tanto para los chicos del club como para los de la Selección.

La-plantilla-del-Atletic-Barce_54393629758_54115221152_960_640

 ¿Es el waterpolo un mundo endogámico?

M: Lógicamente una gran mayoría de nuestros círculos tienen algo que ver con el waterpolo. Es un mundo muy pequeño. Es como cuando vas al colegio y haces amigos que hablan, básicamente, de las cosas que pasan en el colegio. Pues si haces waterpolo, lo mismo: tienes amigos y conoces a gente que están en el mundillo porque juegan o por alguna otra razón. Es natural.

D: Pero nosotros dos tenemos un grupo de amigos en el que no todos tienen relación con este deporte, y eso también nos ayuda. Sino siempre estaríamos hablando de lo mismo. Claro que te preguntan sobre el club, el partido, la concentración, pero rápidamente surgen otros temas, como en cualquier otro grupo.

¿Os habéis perdido cosas por estar tan dedicados al deporte?

D: No diría eso. Hacer deporte no te impide del todo salir, o  ir de vacaciones; pero lo haces de forma más puntual.

M: Quizás te perdías las vacaciones de verano del colegio. Porque en esos tres meses, tu tenías que estar concentrado con las categorías inferiores. Pero haciendo balance, hemos ganado en otros aspectos. En valores, por ejemplo, que nos serán útiles para otros campos de nuestra vida diaria.

D: Y en verano, seamos francos,  preferíamos estar concentrados con el equipo de waterpolo, dónde teníamos amigos, que estar en la playa con tus padres sin más.

Y si no hubierais sido waterpolistas, ¿a qué os dedicaríais ahora?

D: ¡Buena pregunta! Yo ahora mismo no lo sé… Empiezas tan pequeño que luego ya no te lo planteas.

M: En mi caso, yo creo que habría hecho lo que hacen todos: acabar el colegio, ir a la universidad…

D: Ambos estamos acabando la carrera de Empresariales. Nos ha costado mucho por la rutina y el poco tiempo disponible, pero ya casi está.

Daniel Lopez Barceloneta

 Y cuando acabéis la carrera, ¿veis en el waterpolo un futuro profesional a largo plazo?

D: A mí me encantaría. Aunque las condiciones económicas, normalmente no te permiten vivir de ello. Pero me gustaría enseñar a los jóvenes waterpolistas todo lo que he aprendido, ya no como entrenador si no más a nivel pedagógico. Enseñar lo que hemos aprendido y las cosas con las que hemos sufrido, para que los chavales lo apliquen en sus objetivos y carreras.

M: Estoy con Dani. Hay muchas cosas que se pueden mejorar en cuánto a educación deportiva de los jóvenes atletas. Y sobre todo con los niños, que son los que llegarán a ser profesionales algún día. Nuestra experiencia, también a nivel internacional, podría aportarles mucho.

En BIWPA jugadores de la talla de Felipe Perrone o Anni Espar, han dado masterclasses en nuestro primer campus.

D: Reubicar a los jugadores en la formación de nuevos talentos, es una buena opción. Los deportistas, en activo o no, son una inversión que deberían poder aprovechar su talento, más allá de su rendimiento deportivo. Son gente preparada y válida. Y si hay que formarles para que sean capaces de enseñar con garantías, creo que debería hacerse.

M: Claro, hay que tener en cuenta las habilidades docentes, pero cualquier jugador que haya estado en el waterpolo de nivel profesional es una buena fuente de información para los chavales que quieren aprender.

minguell (1)

Otra asignatura pendiente de este deporte es la difusión a pie de calle.

D: El Barceloneta es ese aspecto está trabajando muy bien. Muchos clubs podrían seguir su camino, y también la Federación. Básicamente se trata de dar repercusión a los triunfos, pero también al día a día. En el Barceloneta llevan años en esa línea, para difundir y repercutir en la gente, y que conozca el waterpolo.

M: Claro que un triunfo en waterpolo es más fácil que aparezca en los medios. Pero se acaba la semana, y llegan otros deportes; así que eso se olvida. También es cierto que las derrotas duelen menos, a nivel mediático, porque no permanecen tanto en la retina de los medios de comunicación.

¿Creeis que el cambio del reglamento de waterpolo, ayudará a que sea un deporte más atractivo?

D: Yo soy muy crítico con los cambios de reglamento. El problema no es el deporte. El problema está en la gente que dirige este deporte y que no sabe -o no quiere- desarrollarlo como debería. No sé si es por falta de preparación, o por falta de voluntad. Lo que está claro es que cambiar las normas no es el camino. El camino está en la promoción potente y bien estructurada.

M: Ya han cambiado muchas veces de normativa para intentar hacerlo más vistoso. Y sin embargo, sigue siendo muy poca la gente que sigue este deporte. Es difícil entender un deporte de agua si estás fuera de la piscina, o si no estás acostumbrado o no conoces bien la dinámica. Es complicado y es un hándicap. Pero los cambios de normativa solo sirven para que  jugadores, entrenadores y árbitros se vuelvan locos. Son de esas ‘ideas brillantes’ que tienen los que se reúnen de vez en cuando, pero que  luego no sirven para nada.

Marc, Dani, gracias por vuestra sinceridad y muchísimas gracias por vuestro tiempo. Os deseamos todo lo mejor, y mucha suerte en los Europeos.

D:Gracias a vosotros.

M: Ha sido un placer.

Albert Español, Marc Minguell y Dani López-Pinedo son  tres jugadores del  C.N. Atletic-Barceloneta  (CNAB) . Con su equipo han ganado la LEN Champions League de Waterpolo, el máximo título de la historia de su club.

Ahora, Albert, Marc y Dani están concentrados en el CAR de Sant Cugat con la Selección Española de Waterpolo. Están preparando, junto con sus compañeros y su entrenador, Gaby Hernández, el Europeo de Budapest de este verano.

Nosotros fuimos al CAR para entrevistarlos… ¡Y nos firmaron una pelota de waterpolo Turbo que vamos a sortear entre los participantes de nuestros Water Polo Summer Camps!

Hoy os traemos la entrevista a Albert Español, y en las próximas semanas os develaremos lo que nos contaron Marc y Dani.

Entrevista a Albert Español POR YASMINA ARMESTO

DSC_0007 (3)

1-¿Cómo entraste en contacto con el waterpolo?

Por casualidad. Tenía 10 años y estaba en un campus de verano que nada tenía que ver con el waterpolo. Sin embargo el C.N. de Poble Nou vino a hacer unas pruebas y yo me apunté por probar. Me dijeron que les había gustado y que me iban a llamar, pero eso nunca ocurrió. Así que me quedé con las ganas, y por eso mi madre nos apuntó, a mí y a mi hermano,  al Barceloneta. Es mi equipo de siempre.

2-¿En qué momento te das cuenta de que puedes jugar a nivel profesional?

De los 10 a los 13 años aún compaginaba el waterpolo con otros deportes. Pero los entrenos eran muy exigentes y el nivel era muy alto. Por eso a partir de los 13 dejé el resto, para focalizarme en el waterpolo. Con 15, debuté con el primer equipo y ya sabía que era lo mío. Entonces supe que quería llegar a lo más alto.

3-Y con el Barceloneta lo conseguisteis: ganáis la Champions League en casa.

Ha sido un triunfo muy dulce. Nosotros éramos aspirantes y organizadores. Teníamos ganas de hacerlo bien y mucha ilusión, pero era muy difícil ganarla. No obstante, siempre creímos en nosotros. Hemos sido un equipo muy compacto, hemos trabajado muy bien juntos, y eso fue determinante.

4-Y además recibes el MVP, doble triunfo.

Ganar la Champions era un sueño que teníamos en mente, pero el MVP ni se me había pasado por la cabeza. Solo estaba pendiente de la competición. Así que ganar el MVP de la LEN Champions League fue el mejor colofón, fue como un regalo.

albert español

5- ¿Con qué momento te quedas de toda la competición?

Recuerdo con emoción el último minuto de la final. El momento en el que te das cuenta de que el título ya es tuyo, que ya no puedes perder y que vas a ganar la Champions. Ese fue un gran momento. Pero recuerdo también las semifinales. El rival era muy fuerte, así que ganarles fue también muy bonito.

6-Ahora que estás con la selección, ¿Cómo veremos a Albert Español?

Hace algunos años tenía un papel más secundario. Pero ahora cada vez más hay una mayor convergencia entre lo que hago en el club, y en la Selección. La Selección siempre es muy exigente y  te pone más al límite. La gente se prepara muy bien y muy fuerte porque los rivales son los mejores de los mejores clubs de waterpolo. Así que estaré al 100%.

7-Con Dani y Marc compartes club y Selección. Juntos a todos lados. ¿Cómo os lleváis?

Muy bien. Yo nos comparo con los amigos del colegio, que pasan muchos ratos juntos, riendo y disfrutando. Siempre estamos haciendo bromas, de buen humor, y eso es muy bonito. Porque la gente de nuestra edad, por el trabajo y la rutina, pierde ese tipo de relaciones; y nosotros no. A mí me encanta.

amigos para siempre

8- Tu juventud la has dedicado completamente al waterpolo, ¿te da la sensación de haberte perdido cosas?

 ¡Muchísimas! Con 15 o 16 años, estás un poco frustrado porque no puedes ir de viaje de final de curso, o salir los viernes con los amigos. Y quizás no puedes hacer eso que es ‘lo normal’, pero haces otras cosas que son únicas y que de gente no podrá hacer nunca: como ir a unos Juegos Olímpicos. No lo cambiaría por nada.

9-¿Y si no hubieras sido waterpolista, cómo sería tu vida?

Me gustaría ser ingeniero industrial, que es para lo que he estudiado. Cuando me retire del waterpolo, no me importaría empezar algo totalmente distinto, ser ingeniero. El waterpolo es mi vida y mi profesión, aunque eso no quita que he hecho una carrera realmente dura y que me gustaría sacarle provecho algún día.

10-¿Trabajarías en el waterpolo como coach o entrenador?

Si me dieran la oportunidad por supuesto que sí. No cierro puertas y menos cuando se trata de waterpolo.

11-Se comenta que FINA y LEN van modificar el reglamento para “que el waterpolo sea más vistoso”…

Humildemente considero que no es el camino. No creo que cambiando las normas vaya a haber más gente que siga el waterpolo. Ya es un deporte muy bonito de ver. Quizás por la tele es un poco lento, pero en directo sorprende a todo el que lo vive por primera vez. Promocionar el waterpolo pasa por otras acciones como la difusión en internet, en los medios generalistas, o la socialización y sensibilización de la gente.

12-¿Qué opinas del concepto de tecnificación de BIWPA?

Me parece muy buena iniciativa. Yo mismo, de pequeño, venía al CAR a entrenar en vacaciones. Y en un verano mejorabas muchísimo. Estabas con gente muy buena y trabajando duro. Así que al acabar el verano, y volver al club, se notaba mucho quién había tenido esa preparación y quién no. Por tanto lo recomiendo.

13-¿Qué consejo les darías a los chicos que quieren llegar lejos en el mundo del waterpolo?

Querer es poder. Si luchas para conseguir lo que realmente quieres, tienes muchas probabilidades de conseguirlo. Pero querer significa darlo todo. Decir ‘quiero esto’ es muy fácil. Lo que de verdad marca a diferencia es luchar, entrenar duro, cada día, trabajar fuerte, ser perseverante y creer en ti mismo. Ese es el camino para conseguirlo.

14- Gracias Albert por atendernos, y hacernos un hueco en tu apretada rutina. ¡Mucha suerte!

Ha sido un placer, gracias a vosotros.

Prev12