Mi experiencia en BIWPA fue fenomenal. Mi rutina cambio drásticamente de la mejor manera posible. Me iba a dormir y me levantaba a una hora ideal, comía equilibradamente, y bebía Isostar que és una bebida energética que me permite entrenar al 100%. Mis rutinas de ejercicio tanto dentro como fuera del agua también se vieron modificadas, pero no fui la única persona que sufrió estos cambios. Tenía compañeros de Brasil, Italia, Dinamarca, Francia y de todo el resto del mundo que estaban conmigo. He aprendido de los entrenadores pero también he aprendido diferentes estilos de jugar al waterpolo gracias a mis compañeros.

Biwpa Camp

Barcelona Biwpa Camp
Foto: Eduard Omedes

Para mi suerte, mis aventuras waterpolísticas aún no habían acabado. El día que regresé a New Jersey tenía entrenamiento con mi club en Princeton. Nos estabamos preparando para los Junior Olympics que se celebraban en California a inicios de Agosto. La intensidad de los entrenamientos aumentó pero me sentía muy confiada de mi nivel de waterpolo desde que llegué de los campus BIWPA. Cuando volví tenía un gran nivel de natación y me sentia muy preparada para los JO’s. Cuando llegó el momento de jugar el primer partido en California hice muchos estiramientos y usé las gomas de resistencia que me dieron en el campus. Estiré utilizando todas las técnicas que aprendí del campus y las introduje en cada partido que jugué. A la hora de jugar, tuve muchas más oportunidades de atacar y chutar gracias a los movimientos efectivos que aprendí. Uno de esos días me enteré que mi amiga Lucía estaba jugando también. No la había visto desde el campus, pero quedamos en un sitio específico y charlamos un rato. Me dí cuenta de lo mucho que había echado de menos a todos mis amigos del campus, pero no me preocupa mucho porqué espero volver a los campus el año que viene.