netherland-waterpolo

Pasado el Preolímpico de Trieste es hora de ir recogiendo algunas impresiones que nos ha dejado la cita que daba el pase olímpico. Sin duda la primera buena noticia es la clasificación de España que no faltará a Rio 2016. Con un buen juego a pesar de haber empezado con pie izquierdo el evento.

Otra de las notas positivas es la selección de Canadá que a lo largo del Preolímpico mostró claros síntomas de la buena salud del waterpolo en Norteamérica. El empate a falta de unos pocos segundos que logran contra Hungría quedará para la posteridad de este deporte.

Pero para BIWPA, si hay una selección que ha sido la revelación -con permiso del resto-, esa ha sido Holanda. Su juego ha sido loado por la mayoría de expertos y el desparpajo que han mostrado de enfrentarse a rivales de tú a tú, siendo contrincantes que, a priori eran superiores.

Guiados por el que fue el seleccionador campeón olímpico con la selección femenina holandesa, Robin Van Galen, la escuadra ha dado un salto de calidad innegable. Buena culpa de ello es el amplio acuerdo que tiene BIWPA con la Federación Holandesa. Hay varios puntos importantes a destacar, pero analizaremos dos de los más importantes.

El primero de ellos son los stages que realizan las selecciones absoluta masculina y categorías inferiores que buscan en Barcelona un lugar preferente para competir y crecer como equipo teniendo en frente rivales de entidad.

Es un plan que se originó en 2014 como consecuencia de dos partidos que en mayo de ese mismo año BIWPA organizó para el conjunto holandés. Los entrenadores catalanes fueron invitados y el resultado fue magnífico. Fruto de lo cual se produjo la incorporación de los cuatro primeros jugadores a competiciones españolas, siendo el CNB y el CNS los clubes de acogida.

Es quizá este segundo punto uno de los más reseñables que puede explicar el crecimiento deportivo del waterpolo holandés dirigido por Van Galen. En la presente temporada 2015/2016 existen hasta siete jugadores en la División de Honor, un aspecto muy interesante que ha permitido como reconoce el propio seleccionador adecuar a sus jugadores a un nivel competitivo extraordinario y que resulta ser el pilar fundamental de la escuadra que él dirige. “Nosotros vemos un desarrollo muy agilizado a nivel técnico, táctico, físico y mental de nuestros jugadores en Barcelona que hace que estén a un mejor nivel que el que tenían jugando en Holanda”, nos reconocía el coach de la ‘orange’ hace unos meses.

Para BIWPA este Preolímpico ha sido una satisfacción como entidad. Cuando comenzamos con la colaboración con la Federación Holandesa, se estableció un ciclo olímpico mirando a Tokio 2020, sin olvidar que Rio estaba a la vuelta de la esquina y era una buena oportunidad también. No negaremos que la no clasificación de nuestros amigos holandeses ha sido algo triste, pero viendo el desarrollo y teniendo presente que es un equipo joven, estamos seguros que si continuamos en la misma dinámica y seguimos cooperando, Tokio verá el renacer de una escuadra competitiva y que puede ser un referente para el waterpolo del norte de Europa.