Pep Marí, psicólogo deportivo

Pep Marí, Licenciado en Psicología y  Master en Psicología del Deporte, escribe en este articulo, sobre el estilo de vida en los campus deportivos, explicando como el alto rendimiento no está reñido con pasarlo bien.

Pep Marí, nos muestra los valores que aporta la vida en un campus tales como el compromiso, esfuerzo y la pasión entre otros.

Pep es autor de los libros «Aprender de los Campeones» y «La felicidad no es el objetivo» y colabora en distintos medios de comunicación en la divulgación de la psicología.

 

La vida en un Campus

El alto rendimiento no consiste en entrenar 6 horas cada día. El alto rendimiento es un estilo de vida. Se caracteriza por conceder prioridad a la actividad en la que se quiere rendir. Tres puntos de apoyo, tres fuentes de autoestima, tres pilares anímicos forman la estructura más compatible con la excelencia: uno de los tres es la actividad prioritaria en la que se pretende mejorar, y los otros dos apoyos equilibran la alta dedicación al primero.

Una de las mejores maneras de experimentar, aunque sólo sea durante unos pocos días, el estilo de vida de alto rendimiento consiste en participar en un campus deportivo. La actividad principal, a partir de la que se planifica el resto de la jornada es la práctica del deporte. La convivencia y el turismo son las otras dos patas del banco.

Pep Mari-la vida en un campus

Pep Marí, psicólogo deportivo 

El compromiso es otro de los componentes del estilo de vida compatible con el rendimiento en un campus. El compromiso consiste en pagar todo el precio que cuestan tus objetivos. El precio en esfuerzos y sacrificios que deberás llevar a cabo para aprovechar la experiencia. No participas en un campus para sufrir; todo lo contrario, eliges voluntariamente apuntarte para pasarlo bien. El compromiso no está reñido con la diversión. El secreto para hacer compatibles las dos cosas es la pasión. Si te apasiona el deporte harás cuanto esté en tus manos para practicarlo; y no te arrepentirás, valdrá la pena.

Con un campus deportivo matas tres pájaros de un mismo tiro: experimentas por unos días el estilo de vida de alto rendimiento, aprendes a convivir con otras personas que comparten tus mismos gustos y sales de tu zona habitual de seguridad y de confort.

Estos aprendizajes no te van a servir sólo para el deporte, te echarán una mano en cualquier actividad profesional que a lo largo de tu vida te propongas realizar.

Sólo me queda darte un último consejo para que disfrutes al máximo de esta experiencia. No te hagas demasiadas películas sobre cómo funcionará este campus; déjate sorprender. Cuantas más expectativas te formules, más difícil será que cuanto ocurra esté a la altura de lo esperado.

Que no ocurra aquello que esperas, no significa que la actividad no haya tenido sentido. Apúntate al campus y déjate llevar, eso es todo, así de sencillo.