Ferran Plana, licenciado Educación Física y especializado en la sección de natación, ha estado ligado a la Real Federación Española de Natación y a la Federación Catalana. Mañana viernes será el encargado de dar una Master Class para los participantes de nuestro Water Polo Clinic, y para irnos preparándonos para la Master Class, nos ha dejado este interesante artículo sobre las técnicas básicas de desplazamiento para porteros.

TÉCNICAS BÁSICAS DE DESPLAZAMIENTO PARA PORTEROS, por Ferran Plana

Cuando hablamos de jugadores de waterpolo y de su posición básica en el agua, diferenciamos entre posición defensiva – PD – (horizontal), y ofensiva – PO – (vertical). Pero, ¿y cuando queremos referirnos al portero? Aquel personaje, normalmente olvidado, pero tan importante para los buenos resultados de cualquier equipo… No lo podemos obviar, y hemos de trabajar con él de manera específica y adaptada, como para cualquier jugador cuando ocupa una posición específica.

Cada portero, mientras crezca como tal irá adquiriendo una técnica propia individual, pero a nivel genérico y como conceptos, la podemos definir a partir de diferentes aspectos: desplazamiento, salto, parada y pasada.

ferranplanaporteros2

Lo más importante para empezar y clave para que ya de entrada el portero no arrastre vicios acumulados, es trabajar su posición básica, así como el desplazamiento en la zona de influencia (arco de la portería sobretodo).

Anotaremos unos cuantos puntos a seguir, para comenzar a construir una buena posición en base para el portero:

1. Posición de 4 (igual que la posición ofensiva del jugador), es decir: la espalda casi vertical, tirada un poco adelante – 75º-, con las rodillas muy altas (casi perpendiculares en 90º con el tronco), y los pies haciendo la rotación debajo de las rodillas (no con las rodillas bajas y haciendo la rotación detrás de éstas).

La posición bien hecha, marca una triple flexión ( de cadera, rodilla y tobillo), y hace que el portero quede “asentado” en el agua.

2. Cuando se quiere desplazar en el arco de la portería (teniendo ahora en cuenta las 5 posiciones de un ataque normal), la posición de base ha de procurar que siempre sea éste, en 4, y sin perder el equilibrio (cayendo de lado).

El movimiento, lo efectuará con la ayuda de los brazos, sobretodo del de atrás, que será el que remará (si se mueve a la derecha, pues moverá la izquierda), mientras que el de delante irá casi extendido, preparado para parar un lanzamiento. En esta situación, la rodilla que va delante (que guía el movimiento) hacia el lado del movimiento que ha de ir bastante abierto, ya que si no, se irá cerrando inconscientemente, y hará que pierda el equilibrio el portero.

ferranplanaporteros3

3. En caso que el cambio de posición sea imprevisto, derivado de una pasada o cambio de juego, lo primero que ha de hacer el portero siempre es estar encarado (con el tronco) al jugador que recibirá. Por eso, por cambiar de posición, primero girará el cuerpo haciendo el movimiento de rotación (ayudado por el brazo externo), y una vez encarada en la nueva posición de bola, desplazarse hacia allí, en la posición de base que hemos hablado hasta ahora, de 4.

4. En todos los movimientos de desplazamiento, la posición de las manos ha de ser muy superficial. La mano que rema, que no lo haga muy profundo, y la que no rema, incluso, puede estar fuera del agua.